`Desde que una persona decide ser alcalde ya sabe que está dispuesta a quedarse sin piel, porque la deja en el camino y lo hace a gusto´img_1310

Catalina Bastida lleva dos legislaturas gestionando Autol. Parece toda una vida, pero declara sin tapujos y con seguridad que volvería a presentarse para alcaldesa otros cien años más. Le gusta lo que hace porque le gusta su pueblo, ése dice ser el origen de su motivación, mientras que su método lo basa en estar en contacto con la calle y crear un clima de confianza con los vecinos que dé lugar al diálogo diario y la comunicación directa. Representa, casi a rajatabla, el perfil del autoleño  que ella misma califica de emprendedor, alegre, con carácter, espontáneo, divertido y buen trabajador en equipo. Es optimista y firme, como las rocas de El Picuezo y la Picueza, que representan e identifican al municipio de Autol. Cuando habla, su claridad y determinación enganchan.

autol_8

Por Autol han pasado y habitado antiguas civilizaciones, desde el siglo VI antes de Cristo, ¿qué vestigios quedan de aquellas épocas?

Así es, en el escudo tenemos dos lunas invertidas que representan a nuestros antepasados árabes, el puente romano, la corona de Castilla y el río Cidacos. Hay una historia no contada de la que sólo quedan resquicios. No es una historia de asentamientos que haya dejado una huella muy marcada, como puede haber en otras localidades. De aquella época quedan el castillo y el puente romano y luego, leyendas. Muchas leyendas. Según cuentan, nuestro castillo era de vigilancia que, junto con el de Quel y el de Arnedo, servía para vigilar la zona de Calahorra que está mucho más baja y así, de alguna manera, se protegían.

¿Qué suponen El Picuezo y la Picueza para los vecinos de Autol?

Nuestro Picuezo y la Picueza son nuestra señal de identidad. Son dos monolitos de 45 y 28 metros respectivamente, de piedra arenisca, que se están viendo bastante afectados por la erosión y que estamos planteándonos hacer algo para que no se pierdan. ¡Imagínate!, después de tantos siglos, si se no caen tendríamos un problema tremendo. Se desconoce la fecha de su origen pero se supone que formarían parte de la cadena rocosa que va desde Autol hasta Arnedo que, como se puede comprobar, se ha modificado bastante por la construcción de infraestructuras y por la erosión.

¿De qué viven los vecinos de Autol?

Autol es un pueblo de champiñón, de setas, de vino y de conservas. Es cierto que tenemos un entramado industrial agroalimentario muy importante, con empresas de referencia regional y nacional. Afortunadamente y con la que ha caído en la crisis, tenemos muy poco desempleo. Tenemos un 7 por ciento de paro, que yo diría que es casi estructural.

Contamos con actividad del cultivo directo de champiñón y de seta y luego, conserva. Tenemos también una fábrica de zapatos, una cooperativa de vino con más de 300 socios y dos bodegas de vino. Autol es un pueblo emprendedor. En su día, el espárrago dio muchísimo dinero y cuando cayó el espárrago la gente emprendió otros proyectos; igual que cuando dejó de elaborarse vino en los calados familiares porque se construyó la cooperativa, la gente utilizó estas instalaciones, que se quedaron vacías, para el cultivo del champiñón, por las condiciones de oscuridad, humedad y temperatura constante. También los feriantes ocupan un lugar importante en el tejido empresarial de la localidad y, además, a lo largo de toda la historia. La gente, cuando no ha tenido opciones de salir adelante aquí por las circunstancias que fueran, se ha ido se ha montado su propio negocio de feria y, ahí están, por el mundo. Tienen una pasta especial, son trabajadores incansables, aventureros, viajeros y son personas que pueden con todo.

img_1321

¿Existe mucha población inmigrante en Autol?

Sí, hay mucha inmigración y la convivencia, en general, puedo decir que bien. Tenemos 1.132 personas inmigrantes, de más de 30 nacionalidades, (saca un listado de nacionalidades y las enumera)  Alemania, Argelia, Argentina, Armenia, Bolivia, Brasil, Bulgaria, China,  Colombia, Cuba, Ecuador, Egipto,  Estados Unidos, Francia, Georgia, Ghana,  Grecia, Honduras, Italia, Lituania, Marruecos, Méjico, Moldavia, Nigeria, Países Bajos, Polonia, Portugal, Rumania, Rusia, Ucrania y Venezuela. Todos ellos empadronados en Autol.

La población inmigrante supone en torno a un 25 por ciento de la población total y los niños ocupan el 48 de la escolarización, ya que la tasa de natalidad entre ellos es más alta que entre los nacionales. De hecho, tenemos el único Centro de  Educación Obligatoria (CEO) de La Rioja, en el que pueden cursar los estudios hasta los 16 años sin tener que desplazarse a Arnedo o a Calahorra.

¿Supone algún cambio para la gestión del ayuntamiento este elevado índice de población inmigrante?, ¿se gobierna diferente?

Yo creo que no. Creo que la gente se adapta. También…, es lo que hay. Esto es un pueblo con un presupuesto de 4 millones de euros que llegan hasta donde llegan. Y, aquí, las fiestas son sagradas, los eventos taurinos son sagrados, y el alcalde que quieran venir aquí a quitar los encierros, por ejemplo, tendría un grave problema, porque no lo va a conseguir. Igual, dentro de unas décadas, sí, pero ahora creo que no sería posible.  Nos tenemos de adaptar. Y, de hecho, yo tengo muy buena relación con todas las culturas. Me suelo reunir muy a menudo con los árabes, que son mayoritarios (Argelia y Marruecos) y detrás, los rumanos, colombianos y georgianos.

Las diferentes colonias se forman a partir de llamamientos que realizan los primeros que vienen y a se asientan en Autol hacia los familiares de sus países de origen y, al final, son familias ampliadas. Pero, los niños que nacen, son de Autol, y cuando les escuchas hablar, tienen el mismo acento de Autol.

¿Cómo es la convivencia entre los inmigrantes y los nacionales?, ¿se suelen integrar?

No, no se integran del todo. Cuando son pequeños, sí, pero a medida que crecen ya no van haciendo uso de los servicios; al centro joven no van; a los Scouts, tampoco; a la Escuela de Música, tampoco, alguno, aisladamente, pero muy poco. Las niñas, a cierta edad, ya ni se las ve. A veces nos reunimos con las mujeres para enseñarles nuestras costumbres y educarles en la convivencia, por ejemplo a tender, con la ropa escurrida para que no caiga demasiada agua a la calle; a lavar; a hablar español; les enseñamos cómo tirar la basura, en una bolsa atada y dentro del contenedor  y, en definitiva, cómo hacer buen uso de los servicios. Les enseñamos también el idioma, porque las mujeres no salen, los hombres, trabajan en las bodegas, en las fábricas, pero las mujeres no salen y cuando lo hacen, llevan de intérprete al niño para que les ayude a entenderse, en la farmacia, con el médico, con el maestro…

Nosotros ponemos normas para que la convivencia sea pacífica y evitar que la gente se enfade porque unos las cumplan y otros no. Así de fácil y así de difícil. Son cuestiones que parecen obvias pero no son tan sencillas.

Ahora, por ejemplo, vamos a intentar incluir una partida en los presupuestos para subvencionar la pintura de las fachadas y adecentar y mejorar la estética del pueblo. No podemos exigir más, porque la gente no puede gastarse lo que no tiene, pero vamos a estimular que se consiga esto con una pequeña ayuda.

¿Cómo es un día cualquiera de una alcaldesa en un municipio de tamaño medio-alto en La Rioja?

Trabajando las 24 horas. Esta mañana por ejemplo, me han llamado a las 6,30h. informándome de que había una fuga de agua en una calle y ya me he puesto en funcionamiento, para llamar al de las aguas. Creo que todo el pueblo tiene mi móvil y yo tengo todos los móviles de todo el pueblo. Un alcalde se deja la piel por su pueblo, sea del partido que sea y errores comete como en su papel del padre, de hijo, de pareja, como profesional y como alcalde, porque eso es humano y está dentro de su derecho. Pero también digo que desde que una persona decide ser alcalde ya sabe que está dispuesta a quedarse sin piel, porque la deja en el camino, y a gusto, al menos en mi caso. Creo que esto ha sido lo más bonito que he hecho en mi vida, lo que más me gusta y hasta lo que mejor sé hacer.

img_1328¿Qué caracteriza a los/las autoleños?

Son emprendedores, alegres y con carácter. El autoleño es temperamental, espontáneo, divertido, no es tímido…, eso sí, sabemos trabajar en equipo. El otro día tuvimos una reunión para organizar una jornada sobre la violencia de género. Nos proponían una charla y les dije que aquí no somos de charlas, que aquí nos gusta participar. Celebramos la jornada con la intervención de varias asociaciones,  el resultado fue un éxito y el Gobierno de La Rioja, que era el promotor, salió tan encantado que habló de exportar este formato participativo a otras jornadas. Es cierto que nos gusta trabajar en equipo. En las jornadas del champiñón, por ejemplo, colaboran más de 150 voluntarios, cada uno lo que sabe hacer y haciendo piña. Unos cocinan, otros fabrican los gigantes y cabezudos, otros los dirigen…

OFICIO DE ALCALDESA

El saludo de la página web de Autol es toda una declaración de intenciones ‘Sabed que estoy a vuestra disposición para cualquier cosas, pequeña o grande que os inquiete (….) No os fallaré’(…)

Eso es verdad, procuro no fallar nunca y cuanto peor me lo ponen, procuro fallar menos. Una vez que decides ser alcalde, estás al servicio de los demás. Yo hago muy poco despacho, yo estoy más en la calle. Desde que me levanto, revisando las averías, leyendo una poesía a los mayores, con los pequeños explicándoles el escudo… Me gusta que la gente quiera a Autol, a partir de ahí, todo es más fácil.

La gente sabe cuándo estás a disposición de ella y no abusa, al contrario. La gente viene, a veces, a contarme una historia, y a mí me encanta que lo hagan, porque me ven con confianza, sin escalafones.

Es su segunda legislatura y ha sido elegida con más margen que la primera, cuando se acerquen las elecciones ¿se volvería a presentar?

Sí, perfectamente. Esta es mi tercera legislatura. La primera, en la oposición; la segunda, ganamos y, la tercera, mejoramos el resultado con dos concejales más. Hoy puedo decir que me volvería a presentar cien veces, ahora, pero nunca se sabe. A veces, no es fácil, y también te puede y tienes que ponerte un caparazón y pensar que mañana será otro día.

Pienso que ante los problemas que no tienen solución hay que pasar página o buscar otras vías, creo que no hay que recrearse en los problemas porque si no, no avanzas. También hay gente que quiere crearte un problema y otros que vienen que, cuando te lo cuentan, se dan cuenta de que no era tan grande.

También es cierto que yo soy muy optimista. Un alcalde tiene que ser optimista. Pero a veces la gente se piensa que aquí tenemos la varita mágica para resolverlo todo y no es así. Aquí hay mucho trabajo y mucha gente trabajando. Tengo que decir que tengo un equipo espectacular sin el cual tampoco podría trabajar, todos quieren a su pueblo y se han presentado para trabajar por Autol.

¿Qué enseña el colegio de un ayuntamiento?

Cuando los concejales entran al ayuntamiento aterrizan un poco en la realidad, sobre todo los más jóvenes, y se dan cuenta de que no pueden decir lo que decían, hacer lo que hacían, ni prometer lo que antes pedían.

Siempre he dicho que no se trata de prometer, porque prometer es muy fácil, pero ¿lo vas a cumplir? La gente me dice ¡hay que hacer esto!, y yo les digo que hay cosas que se pueden hacer y otras que no, por eso no pienso prometer nada que no se pueda cumplir. Yo les digo a la gente prometo no prometer nada que no se pueda cumplir. Si no lo haces, eso te pasa factura. No es lo mismo predicar que dar trigo…. Cuando llegas al ayuntamiento te das cuenta, primero, de que los números no te lo permiten; segundo, que el interventor puede hacer un informe negativo que te puede acarrear consecuencias penales; …, la gente, quizás no lo entienda en la calle, pero es lo que hay. Así que tranquilidad, sosiego, poco a poco y buena voluntad, que eso la gente también lo ve y lo aprecia.

¿De qué canales de comunicación disponen en el Ayuntamiento para informar a los vecinos?

De varios. Tengo varios grupos de Whatsap, con 250 usuarios cada uno y éstos disponen de otros tantos de modo que la información llega a todo el pueblo. A veces te llaman por teléfono, o te mandan fotos. Por ejemplo, si alguien me avisa de que se ha perdido un perro o unas llaves, lo mando por Whatsap y a los cinco minutos aparecen. Ayer, por ejemplo, aparecieron unas llaves en el parque de los Picuezos, subimos la foto y enseguida se enteró el dueño y vino a por ellas.

Tenemos también una aplicación donde se sube toda la información que está colgada en la web municipal para que la gente esté informada. La gente se baja a aplicación y conoce los bandos, notificaciones, acuerdos….

Tenemos también perfil en Facebook  en el Ayuntamiento y yo, en el mío personal, también lo divulgo todo. La comunicación funciona muy bien y eso la gente lo agradece.

¿Cómo palpas el barómetro de la satisfacción de la gente?

El pulso de la calle es el mejor barómetro, la sonrisa de la gente, que los abuelos te den besos, que los jóvenes te digan qué no les gusta u otros colectivos. A veces no es fácil, porque cuando eres demasiado popular y la gente piensa que te lo puede pedir todo, luego se producen choques. Hay cosas que se pueden pedir pero el Ayuntamiento no las puede dar y no porque no quiera.

Ahora bien, lo que funciona y lo que más cuido, es la coherencia de dar y negar a todos los mismo. No es fácil, porque a veces se cometen fallos en este sentido y te pueden pillar, pero si se puede, para todos y, si no, para ninguno. En momentos electorales es cuando más alerta tienes que estar porque la gente pide, pero da igual, hay que ser firme.

¿Gobiernan o gestionan diferente los hombres que las mujeres?

Gestionan diferente. Creo que las mujeres hemos sido gestoras toda la vida. La mujer ha sido y es ama de casa y nos hemos visto más obligadas que los hombres a gestionar porque ellos han salido más a trabajar (nuestros abuelos, nuestros padres….) y las mujeres tenían que llevar la casa. Yo siempre comento que el ayuntamiento es como una casa y cuando se puede pintar una habitación, se pinta y, cuando no, se espera y no pasa nada, se apaña un poquito hasta que se pueda pintar. Los hombres de despreocupan más, pero tienen otras cualidades diferentes. Ahora bien, no me siento ni más ni menos que un hombre, me ha tocado ser mujer y estoy encantada y si me hubiera tocado ser hombre, igual. Nunca me he sentido inferior ni superior a nadie

CUESTIONARIO

¿Qué le gustaría que tuviese Autol?

Auditorio. Ahí estoy y espero firmar el convenio este año con el Gobierno. Había otras prioridades estos años atrás y no hemos podido hacerlo pero, desde luego, sería un sueño.

¿Su tiempo es para usted o para los demás?

Para los demás aunque también necesito dedicarme algo. Me siento bien así.

¿Televisión o radio?

Me encanta ir en el coche escuchando radio y en casa, apenas estoy y lo que veo son sobre todo, informativos.

¿Vino o cerveza?

Vino

¿Patatas con chorizo o chuletas al sarmiento?

Chuletillas

¿Invierno o verano?

No sé, me encanta el invierno. Cincuenta por ciento.

¿Muchos amigos o pocos pero buenos?

Muchos amigos.

¿Qué le hace llorar?

No suelo llorar. Se me llenan los ojos de lágrimas con las buenas emociones. Soy de lágrima fácil cuando sucede algo bonito, pero no soy de llanto.

¿Y reír?

Me río mucho y me encanta.

¿Alcaldesa o empresaria?

Alcaldesa, pero el ayuntamiento es una empresa.